PopUp1

Disfunción

Especialidad que abarca el análisis y resolución de problemas dolorosos y disfuncionales  relacionados con aspectos musculares y articulares conectados con el sistema dentario. (Bruxismo, Trastornos Temporomandibulares, Dolor miofacial, etc)

Bruxismo:
(oclusión – disfunción)

El bruxismo dentario es el movimiento involuntario de apretar o rechinar los dientes. Este es un comportamiento inconsciente realizado principalmente mientras se duerme. Con el bruxismo se genera una gran presión y fuerza sobre los dientes causando que estos se rompan, aflojen y pierdan el esmalte dental. El Bruxismo también puede provocar que los dientes se vuelvan más sensibles a la masticación y a líquidos fríos o calientes. Cuando el bruxismo se diagnostica temprano, el rechinar y apretar pueden ser tratados antes de que causen daños permanentes en los dientes.

¿Cómo sé que rechino o aprieto los dientes?

La mayoría de las personas no saben que están rechinando o apretando los dientes. Hay varios signos reveladores. Dolor o sensibilidad en la mandíbula, dolores de cabeza, dolor de oídos, dolor de cuello y dolores en los músculos faciales, son signos comunes del bruxismo moderado o severo. Otras personas pueden notar que sus dientes se han vuelto más sensibles con el tiempo, o que sus dientes se ven planos o desgastados. Otros signos físicos son el aumento de la sensibilidad de los dientes a los alimentos o bebidas calientes o frías y las obturaciones desalojadas o fracturadas.

 

Muchas veces  el odontólogo es el primero, que al ver el desgaste de sus dientes, le informa que usted podría padecer  bruxismo. Otras veces es su pareja quien se queja de haber sido desvelado/a por el ruido que usted produce al rechinar sus dientes mientras duerme.

 

Cada día es más frecuente la consulta de pacientes que sufren dolores de cabeza como resultado de trastornos temporo mandibulares.

 

¿Qué son los trastornos temporo mandibulares?

Son alteraciones funcionales de la mandíbula provocadas, principalmente, por sobrecarga de sus articulaciones y músculos, asociada a estados tensionales, como el estrés, lo cual genera signos y síntomas.

¿Es efectivo que incluso pueden provocar dolores de cabeza y/o cuello?

En casos severos, el dolor puede ser tan difuso que el paciente deambula por distintos profesionales (neurólogos, otorrinolaringólogos, fisiatras), buscando la causa. Dolores de la articulación temporomandibular pueden confundirse con dolores de oído o de molares del juicio, cefaleas, dolores cervicales e incluso, dolores de garganta al tragar.

 

Otros síntomas que se pueden presentar son zumbidos de oído, mareos, ruidos al abrir o cerrar la boca e incluso trabas o bloqueos.

 

¿Cuál es la causa y a qué edad se presentan?

Estos trastornos pueden aparecer a cualquier edad, aunque la mayor prevalencia se da entre los 30 y 50 años, con una frecuencia de 3:1 más en mujeres que en hombres.

 

En cuanto a su causa, existen muchos factores, tales como el desgaste dentario debido al apriete nocturno, conocido como bruxismo, o la pérdida de estabilidad de la mandíbula; además de factores psicológicos, socioculturales, pudiendo incluso existir una predisposición debido a factores hereditarios.

¿Cuál es su tratamiento?

Uno de los tratamientos más habituales es el uso de un plano de relajación nocturno, lo que usualmente da muy buenos resultados en la mayoría de los pacientes. Hay varios tipos de planos, según sea la patología específica. También se utilizan procedimientos de fisioterapia mandibular y craneocervical, especialmente en contracturas y ruidos (crujidos) al abrir y cerrar la boca. Los fármacos como relajantes musculares o antiinflamatorios, sólo se usan en su etapa aguda. Es posible además tratar algunas patologías musculares agudas con punciones en las que se aplica anestésico local.

 

Si alguien sufre de sensibilidad de los cuellos dentarios sin tener caries, ¿tiene que ver con el bruxismo?

Si, un 60% de los casos de cuellos sensibles se deben a que las encías se “recogen” debido al apriete dentario, aunque un cepillado intenso con cepillos duros y la anatomía de la zona son factores importantes a considerar. Su tratamiento puede contemplar el uso de plano de relajación, aplicar barnices desensibilizantes,  sellar con algún material restaurador y en algunos casos técnicas de plastia gingival.

 

¿Cómo se aborda esta problemática en el Centro Odontológico Padre Mariano?

Hemos desarrollado un completo equipo de especialistas en disfunción (nombre genérico dado a estos trastornos) e integrados a las demás especialidades, apoyándonos con tecnología de punta en el diagnóstico y tratamiento, con lo cual obtenemos exitosos resultados en la solución de estos casos.

Tratamiento para el Bruxismo

En los casos moderados a graves de bruxismo, es necesaria la colocación de una férula de protección dental de resina acrílica  o plástica, conocida como plano de relajación o protección, para impedir lesiones

 

y abrasiones de los dientes. Este plano se  utiliza mientras el paciente duerme. Es elaborado con ajuste exacto sobre sus dientes, se coloca sobre estos y los protege para que éstos no rechinen  unos contra otros. Además la férula de protección, desde sus primeros días de uso, elimina el dolor de mandíbula, de cabeza o de oídos causado por el bruxismo, así como otras molestias que puedan haber aparecido debidas a una sobrecarga de la musculatura de la mandíbula.

Profesionales:

Dr. Cristóbal Vera

Dr. Iván León

Dr. Daniel Lira

Dr. Rodrigo Díaz

Dr. Fernando Seguel

Reserva tu hora

Reserva tu hora con nosotros en nuestras diferentes sucursales y conoce la gran implementación y prestigio que te brindamos